Mesoamérica: sus características y las culturas mesoamericanas

Mesoamérica

Los límites sureños de Aridoamérica y Oasisamérica marcaron el límite superior de la superregión mas importante de Centroamérica, y una de las seis más relevantes cunas de la cultura prehispánica del planeta, desarrollada en un territorio natural extremadamente rico y diverso ecológicamente, conocida de forma global como Mesoamérica.

Dada la extensión de tiempo en la que discurrió la dinámica de esta superregión, la historia de Mesoamérica puede ser dividida en tres periodos, si bien su origen se remonta a tiempos neolíticos, muy anteriores a estos tres horizontes culturales.

Características generales de Mesoamérica

  • El término “Mesoamérica”, utilizado para designar “las tierras del medio de Centroamérica”, fue acuñado por Paul Kirchhoff para agrupar al conjunto de culturas antiguas basadas en el cultivo del maíz, representadas por los pueblos asentados al sur del río Fuerte de Sinaloa y el río Pánuco-Monctezuma, que además compartían un conjunto de atributos culturales comunes.
  • Los límites de la civilización mesoamericana subieron y bajaron en diversas ocasiones a lo largo del tiempo, dependiendo de las interacciones que se establecieran con los pueblos de Oasisamérica y Aridoamérica.
  • Llegaron a un punto de extensión máxima hacia el norte de México durante el periodo clásico, relacionado con la conquista de la planicie central mexicana, la construcción de Teotihuacán, y toda la dinámica cultural y comercial que se desarrolló alrededor de esta ciudad y de su área de influencia, directa e indirecta.
Mapa superregión Mesoamérica

Prácticas culturales comunes entre los pueblos de Mesoamérica

Las culturas desarrolladas en las tierras fértiles del centro-occidente y sur de México, así como en Guatemala, Belice, El Salvador y la zona occidental de Nicaragua, Honduras y Costa Rica, compartieron una serie de rasgos unificadores desde su evolución conjunta a partir del neolítico, a pesar de las divergencias regionales y locales que poco a poco fueron surgiendo.

Las principales características que definen a Mesoamérica como una entidad cultural unificada son:

  • El sedentarismo como cultura de base y la construcción de asentamientos humanos de gran envergadura.
  • La agricultura basada en el maíz, integrada con otros cultivos diversos, como frijoles, aguacate, vainilla, cacao, calabaza, que complementaban con la recolección de especies silvestres, y con la caza y pesca.
  • La capacidad de contabilizar el tiempo y organizarlo en subunidades de medida.
  • El desarrollo de una numeración vigesimal.
  • Una mitología mágico-religiosa común a todos.
  • Los sacrificios humanos con fines rituales-religiosos.
  • La construcción de edificaciones y centros ceremoniales para realizar sacrificios.
  • La existencia de una casta elitesca ligada a los ritos mágico-religiosos.
  • La división y especialización del trabajo en las urbes, aprendiendo a aprovechar al máximo la diversidad ambiental que los rodeaba.

Horizontes culturales de Mesoamérica

Periodo Pre-clásico:

  • Abarca el intervalo entre 2500 a C hasta 200 d C. 
  • Representa los inicios de las culturas procedentes del neolítico, tomándose como punto de partida de este primer horizonte cultural la capacidad de fabricación de cerámica, registrada en 2440 a C.
  • Se divide en el “Preclásico Temprano”, abarcando los primeros 1300 años de civilización donde se produjo la sedentarización en pequeñas aldeas de barro que complementaban la agricultura con caza y recolección. 
  • La consolidación de las aldeas, su crecimiento y la complejización de las redes de intercambio entre ellas, marcan el “Preclásico Medio” (1200 a 400 a C). La fuerza diferencial entre sus redes de intercambio otorgó más poder y desarrollo a unas aldeas que a otras.  
  • La cultura marcadora del “Preclásico Medio” está representada por los Olmecas, quienes comienzan a desarrollar la escritura y diseñan los primeros calendarios para regir y describir el uso del tiempo. También desarrollaron la arquitectura y la escultura monumental, dejando sitios de interés arqueológico en La Venta, san Lorenzo, Tres Zapotes, Chalcatzingo y Teopantecuanitlán.
Estatua olmeca
Estatua olmeca
  • El declive de los Olmecas marca el inicio del “Preclásico Tardío” (400 a C a 150 d C), caracterizado por la permeación y diversificación de elementos de la cultura Olmeca absorbidos por las culturas locales. 
  • Cuicuilco y Chupícuaro son las tradiciones emblemáticas de este periodo, y el decaimiento de Cuicuilco va en paralelo con el desarrollo de Teotihuacán, que llegará a ser emblema del periodo clásico de Mesoamérica.

Periodo Clásico:

  • Se extiende entre el 200 y 900 d C. 
  • Es el periodo de florecimiento de la civilización Zapoteca, y especialmente de la Teotihuacana, representadas por grandes urbes de influencia arquitectónica Olmeca, como Monte Albán y la megalópolis que los aztecas denominaron Teotihuacán, que ocupaba el valle de Ciudad de México.
  • Se caracteriza por la construcción de grandes centros urbanos y monumentos religiosos, y por el desarrollo de una extensa red de intercambio comercial, especialmente piedras semipreciosas y artículos cerámicos.
  • Teotihuacán era el centro de distribución comercial de todo producto procedente de cualquier rincón de la superregión, así como de los pueblos oasisamericanos y aridoamericanos.
  • Durante el “Clásico Temprano” (400 años), se consolida Teotihuacán y se erigen las ciudades de Cholula, Tikal (Maya-Guatemala) y Calakmul (Maya-México).
  • En el “Clásico Tardíose perfeccionan las obras hidráulicas, mejorando en extremo la agricultura; pero, alrededor del 600 d C inicia el declive de Teotihuacán en favor de las culturas Zapoteca y Maya.
  • El “Clásico Tardío” concluye con grandes migraciones Nahuas.

Periodo Postclásico:

  • Abarca la fase final de la cultura integral de Mesoamérica (800/900 d C hasta 1521/1624 d C), hasta su decaimiento por la conquista española y la prevalencia de la cultura guerrera entre las diferentes culturas.
  • Está caracterizado por el auge de los Zapotecas, Mayas, Totonacas y Teotihuacanos.
  • Los avances culturales estuvieron representados en la arquitectura, la escultura monumental, y sobre todo, en el desarrollo del conocimiento astronómico, matemático y de la escritura.
  • El afán de dominio y expansión de las civilizaciones locales derivó en enfrentamientos entre ellas, contribuyendo a su declive, que finalizó con la invasión española, pues las consiguió debilitadas por los enfrentamientos entre ellas.
  • El último centro cultural que cayó por acoso español, fue Azcapotzalco, en 1521.
  • Luego de eso, bastaron menos de cien años para apagar la gloria que había florecido en el vergel de Centroamérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.