/La Revolución de los Claveles en Portugal
La Revolucion de los Claveles en Portugal

La Revolución de los Claveles en Portugal

La Revolución de los Claveles es el evento histórico que dio pie al derrocamiento de António de Oliveira Salazar, quien fuera protagonista de una dictadura autoritaria que se mantuvo desde 1926 a 1974 en Portugal.

Se trató de una sublevación militar que terminó con 40 años de cruel dictadura y que tuvo el respaldo del pueblo oprimido. Solo 12 horas fueron necesarias para derribar al último imperio colonial del mundo, que se hundió sin casi resistencia, abriendo el camino hacia la democracia.

La dictadura salazarista

Denominada Estado Novo, el régimen de gobierno establecido por António de Oliveira Salazar tuvo consecuencia el convertir a Portugal en un país que parecía haberse detenido en el tiempo durante 40 años. Se trataba de un régimen nacionalista de amplios poderes con los cuales el estado mantenía el control absoluto. Se deja a un lado el establecimiento de una monarquía o una república, y sencillamente los cargos se distribuían al azar entre los cercanos al régimen.

La filosofía que seguía dicho gobierno se basaba en el corporativismo como una forma de eliminar la lucha de clases. Fue un gobierno que aplico ampliamente la censura, sobre todo durante la guerra civil española, ya que Salazar temía que la situación política pudiera afectar a su país. Con la llegada de Franco, ambos países mantuvieron excelentes relaciones diplomáticas, siguiendo también las corrientes totalitaristas que surgían en Italia y Alemania. Con ello, una serie de políticas de austeridad fueron implementadas, y presentadas como una refundación del estado.

El golpe de estado y los Claveles

En este contexto, la OTAN permanecía en silencio ante la falta de libertad sufrida por el pueblo portugués y el considerable daño en materia económica, incluyendo a los Estados Unidos entre los países que miraban a un lado, haciendo compatible que una dictadura inflexible hiciera parte de la organización.

Ante todo esto, los militares comenzaron a organizarse para una revuelta. Dado que la milicia no era parte del sistema establecido por el Estado Novo, se habían mantenido dóciles hasta el momento, algo que cambió. Oficiales jóvenes y con nuevas ideas comenzaron a organizarse ilegalmente, creando el Movimiento de las Fuerzas Armadas, con ideales de izquierda.

Un golpe fue fraguado y finalmente, se consolidó la madrugada del 25 de abril de 1974. El plan se comenzó a cumplir y tras momentos de gran tensión entre  unidades militares, se resolvió una unificación de todos los sublevados. El nombre de la revolución de los claveles se debe a que se había dado órdenes de permanecer en resguardo, pero os ciudadanos salieron a las calles de manera pacífica.

Una mujer con un manojo de claveles comenzó a regalar flores a los soldados, quienes los usaban en la solapa o colocaban en los fusiles y así, miles de personas de Lisboa comenzaron a sacar claveles y los convirtieron en símbolo del fin de una de la etapas más oscuras en la historia de Portugal, que había significado 4 décadas de pobreza, oscurantismo y represión gubernamental.

Te interesa: Éxodo venezolano: el mayor de Latinoamérica en los últimos 50 años.