/Miguel Servet, el científico español que fue quemado dos veces en la hoguera por la inquisición
El científico espanol Miguel Servet

Miguel Servet, el científico español que fue quemado dos veces en la hoguera por la inquisición

Hace 465 años fue quemado vivo Miguel Servet a manos de la Santa Inquisición. Un hombre inteligente y de curiosidad insaciable, lo que lo llevó a estudiar diferentes temas, entre los que se incluye la astronomía, matemáticas, medicina, geografía, física, pero fue la teología y el estudio de la biblia lo que le hizo merecedor de la muerte.

Para el siglo XVI, contradecir a la iglesia resultaba un tema delicado. La intolerancia religiosa era un asunto dominante en la escena social y que podía tener consecuencias lamentables, como lo demostró Servet, quien se convirtió en mártir al ser condenado a la hoguera en dos oportunidades.

Científico considerado hereje

Miguel Servet nace el 29 de septiembre de 1509 y fue gran conocedor de diversas ciencias como las matemáticas, física, astronomía, meteorología, anatomía, medicina, geografía y jurisprudencia. Además, conocía bien el griego, hebreo y latín y fue un teólogo estudioso de la Biblia, llegando a analizar a profundidad los libros canónicos del judaísmo y cuestionando el papel de Jesús de Nazaret y el dogma central del cristianismo, por lo cual fue odiado por católicos y protestantes, asunto que le costó la vida.

Todo su conocimiento académico le brinda la categoría de científico, aunque su aporte a nivel medico es aun cuestionable, se le atribuye ser el primer autor en hablar acerca de la circulación pulmonar. Lo que sí trascendió, fueron las dos condenas por herejía que le fueron impuestas, en las cuales se imponía la muerte en la hoguera a fuego lento como castigo a sus ideas y pensamientos. Se le reconoce como el primer defensor del concepto de la “libertad de conciencia como derecho humano”.

El concepto fue poco después tomado por el filósofo británico John Locke, cuando dijo que “La libertad de conciencia es el derecho de cada ser humano”, ideas que Voltaire y David Hume también utilizaron y que llegaron a Thomas Jefferson, quien las incluyó en la Constitución de los Estados Unidos.

Un mártir de la época de la intolerancia

Las ideas sobre tolerancia que hoy representan un derecho humano fundamental, en el siglo XVI  resultaban “herejes” y causaron la muerte de un científico, que para la historia pasaría a convertirse en mártir de la época de la intolerancia. Antes de su muerte, su libro “Restitución del Cristianismo” recogía esta y otras ideas humanistas, las cuales contrariaban profundamente el papel de la iglesia, quienes se vendían como mediadores y garantía de la salvación humana.

Esto causo la furia de Juan Calvino, el reformador francés, quien gobernaba Ginebra de forma intolerante y bajo una teocracia que había tenido éxito en Francia y los Países Bajos. Calvino lo sentenció 2 veces a morir en la hoguera. La primera vez logra escapar, pero el 27 de octubre de 1553 luego de dos meses de un juicio carente de legalidad, se cumple la sentencia establecida y es quemado vivo, con sus libros atados a la cintura.