/La ayuda humanitaria estadounidense con destino a Venezuela llega a la frontera con Colombia
Llega a Cucuta el primer cargamento con ayuda humanitaria para entregar en Venezuela

La ayuda humanitaria estadounidense con destino a Venezuela llega a la frontera con Colombia

Los camiones con la ayuda humanitaria estadounidense destinada a Venezuela llegaron el jueves a la frontera con Colombia, donde los líderes de la oposición prometieron llevarlos al  pueblo a pesar de los bloqueos del asediado presidente Nicolás Maduro.

Dos semirremolques cargados con alimentos y medicamentos de emergencia se trasladaron a la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta, que se encuentra al otro lado del río de Venezuela.

“Los Estados Unidos están posicionando artículos de socorro, incluidos alimentos, suplementos nutricionales, kits de higiene y suministros médicos, en Colombia, por lo que están disponibles para llegar a los más necesitados en Venezuela lo antes posible”, dijo un funcionario de EE. UU. de anonimato porque no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el tema.

El enfoque de la lucha política de Venezuela ahora depende de si Maduro permitirá que la ayuda ingrese al país, una medida que se anticipa en los próximos días.

Maduro niega que exista una crisis humanitaria y dice que Venezuela no es un país de mendigos. El ejército venezolano ha bloqueado un puente entre las dos naciones con un camión cisterna y dos remolques de carga en un aparente intento de bloquear la ayuda.

El líder de la oposición, Juan Guaidó, quien solicitó la asistencia internacional, dijo que es necesario en un país atormentado por la escasez de productos básicos.

Guaidó, que cuenta con el respaldo de unos 40 países, incluido Estados Unidos, está tratando de expulsar a Maduro luego de una elección en 2018 que muchos han denunciado como una farsa. Los aliados de larga data, Rusia, China y varios otros países continúan apoyando a Maduro.

Cerca de una docena de activistas de derechos humanos se pararon en la entrada cerrada del Puente Internacional Tienditas en el lado de Colombia, exigiendo a Maduro que permitiera que la ayuda de emergencia cruzara a Venezuela. Agitaron banderas mientras la policía colombiana transportaba camiones y oficiales armados y otras autoridades durante todo el día.

Luis Escobar, un venezolano que ahora vive en Colombia después de huir de su nación en crisis, dijo que su esposa ha avanzado el cáncer de mama e instó a Maduro a aceptar la ayuda.

En lágrimas, describió cómo su esposa no pudo recibir tratamiento en Venezuela y que cuando pudieron ver a un médico en Colombia, su enfermedad había progresado significativamente.

“Estoy aquí porque, desafortunadamente, mi esposa va a morir”, dijo Escobar. “Pero hoy estoy aquí por los venezolanos que están sufriendo lo mismo que mi esposa. El mundo tiene que saber sobre esto”.

Mientras tanto, el ministro de comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, apareció en la televisión estatal alegando que la inteligencia colombiana, la CIA y el exiliado legislador venezolano Julio Borges estaban detrás de un complot para derrocar a Maduro.

“Un asesino como Borges debe dejar de lado la hipocresía”, dijo Rodríguez. “No hay democracia, no hay ayuda humanitaria. ¿Qué dirá ahora que sus propios cómplices lo delataron?

Rodríguez mostró un video de lo que dijo que era una confesión del guardia nacional retirado, el Coronel Oswaldo García Palomo, como prueba de la supuesta conspiración. Palomo, un crítico abierto de Maduro, ha hablado abiertamente de amasar una fuerza militar en el exilio para sacar al líder venezolano del poder. Fue arrestado el mes pasado luego de ingresar clandestinamente a Venezuela desde Colombia.

También el jueves, una coalición de naciones europeas y latinoamericanas pidió a Venezuela que celebre elecciones libres y transparentes para resolver pacíficamente su crisis.

Una mayoría de 14 países en el “Grupo de contacto internacional” instó a Venezuela a regresar al estado de derecho y respetar sus instituciones constitucionales, comenzando con la Asamblea Nacional elegida democráticamente.

España, Italia y Portugal se encontraban entre las naciones europeas que firmaron la declaración con Uruguay, Ecuador y Costa Rica. México y Bolivia participaron pero no firmaron.

El jefe de política exterior de la UE, Federica Mogherini, dijo que la coalición no pretende imponer una solución, sino que está enfocada en encontrar respuestas para evitar la violencia o la intervención extranjera en Venezuela.

“Podemos tener diferentes puntos de vista y lecturas sobre las causas de la crisis”, dijo Mogherini en una reunión en la capital uruguaya, Montevideo. “Pero compartimos el mismo objetivo, deseando contribuir a una solución política pacífica y democrática”.