¿Cuáles son los estados que aún aplican la pena de muerte en USA?

Los estados que aun aplican la pena de muerte en USA

A lo largo de cuatro décadas la pena capital ha sido una constante en muchos de los estados de USA. Las estadísticas ofrecen que más de 1.300 reos han sido ejecutados en este período, siendo Texas el lugar donde se han producido más muertes. Pero, en la actualidad, ¿cuántos estados aplican aún la pena de muerte en Norteamérica?

31 estados con pena de muerte

Pese a las múltiples campañas en contra de grupos a favor de los derechos humanos y los diversos estudios que sostienen el grave sufrimiento que implica cualquiera de las ejecuciones, todavía son numerosos los estados norteamericanos donde es permitido aplicar la pena de muerte. De hecho, en la mayoría de estos estados la pena capital cuenta con el apoyo popular.

La lista completa de estados con pena capital es la siguiente: California, Idaho, Indiana, Kansas, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Montana, Nebraska, Nevada, New Hampshire, Carolina del Norte, Oklahoma, Oregon, Pensilvania, Carolina del Sur, Tennessee, Utah, Washington, Wyoming, Texas, Oklahoma, Virginia, Florida, Missouri, Georgia, Alabama, Ohio, Arizona y Arkansas.

Teniendo en cuenta que USA se compone de 51 estados, nos encontramos que más de la mitad todavía tienen permitido la pena capital. No obstante, hay que hacer un matiz: aunque la legislación lo permita, eso no quiere decir que se aplique de forma efectiva. En la lista anterior hay numerosos estados que llevan años sin ejecutar a ningún condenado.

Los estados más ejecutores

Como ya hemos mencionado, Texas es el estado de la Unión que más ejecuciones ha llevado a cabo a lo largo de la historia reciente de Estados Unidos. Pero no es el único. Virginia, Florida, Oklahoma, Missouri, Georgia, Alabama, Arizona, Ohio y Arkansas son otros estados donde se han practicado ejecuciones en los últimos años y donde los jueces son más proclives a aplicar la pena capital. Además, hay estados como Nebraska en los que la pena de muerte fue abolida y restaurada después por petición popular.

Inyección letal o silla eléctrica

En décadas pasadas la silla eléctrica era el método preferido para ejecutar a los condenados a muerte en Norteamérica. Sin embargo, el sistema a veces fallaba, convirtiendo la ejecución en un largo suplicio para los condenados y despertando muchas críticas por diferentes sectores de la sociedad.

En la actualidad, el método más utilizado es la inyección letal. Consiste en la inyección de diversas drogas en el organismo hasta provocar la muerte. Lo normal es emplear tres tipos de drogas: un anestésico o sedante, un agente paralizante y, por último, cloruro de potasio para detener el corazón.

Los partidarios de la inyección letal sostienen que no produce ningún dolor pero varias investigaciones sostienen que los condenados sí sufren diversos padecimientos. Y los errores son demasiados comunes, como en el caso de un recluso en Ohio, que tuvo que soportar una espera de 30 minutos pues los especialistas no eran capaces de encontrarle una vena para aplicarle la inyección letal. La ejecución tuvo que ser, finalmente, suspendida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.