/Cleopatra, la última reina del Antiguo Egipto
Cleopatra, la ultima reina del Antiguo Egipto

Cleopatra, la última reina del Antiguo Egipto

A Cleopatra se le conoce por ser la hermosa e inteligente madre y hermana de reyes, pero también por ser la última soberana de su dinastía. Esto, junto a sus cualidades, la convirtió en uno de los personajes femeninos más emblemáticos de la historia mundial.

La última reina del Antiguo Egipto ascendió al trono a sus 18 años, en compañía de su hermano Ptolomeo XIII. Cientos de artistas a lo largo de los siglos han intentado recrear sus retratos, dado que fue protagonista de de diferentes romances y siempre se le ha asociado a una belleza cautivadora y absolutamente irresistible.

¿Quién fue Cleopatra?

Su nombre completo era Cleopatra Dilopátor Nea Thea, aunque usualmente se le conoce simplemente como Cleopatra VII. Su nombre significa “Gloria de su padre”, por lo cual se entiende que era la preferida de su progenitor, Ptolomeo XII.

Ascendió al poder a corta edad, contando solo 18 años junto a su hermano menor, como corregentes. Además de reina, cumplió funciones como diplomática, comandante naval y lingüista, ya que aprendió hebreo, griego, sirio, latín y arameo. Aunque para la humanidad, lo más interesante de su historia ha sido la característica belleza con la que se la asocia.

Cleopatra

Pertenecía a la dinastía Ptolemaica, la cual fundó Ptolomeo I Sóter, general de Alejandro Magno. Era la tercera hija, ya que la precedían Berenice IV y Cleopatra VI, quien desapareció durante el reinado de Berenice, que reclamó el trono en ausencia de su padre.

Ptolomeo XII, quien fuera su padre,  gozaba de muy poca aceptación de parte de la población gracias a su marcado desinterés por los asuntos de gobierno y su preferencia por las fiestas. En contraparte, Cleopatra fue muy querida, gracias a su formación cultural, lo que sería clave para el éxito de su reinado.

El gobierno de la ultima reina del Antiguo Egipto

Fue un periodo histórico muy convulso a nivel político el que tocó vivir a Cleopatra VII. En el año 58 a.C ocurre un levantamiento y el rey es expulsado, asumiendo el trono su esposa con un reinado breve. Las riendas las toma posteriormente Berenice IV. El rey logró su vuelta al trono por la fuerza y ejecutar a su hija, con ayuda de un pacto con Roma, que incluía el pago de las deudas y tributos importantes.

Con el fallecimiento de Ptolomeo XII, se nombra a Pompeyo como el tutor de los dos menores herederos del trono, quienes eran incapaces de gobernar por su corta edad, ya que al momento,  Cleopatra solo contaba con 17 años y su hermano con 12. Cleopatra destacó de inmediato cuando ascendió al reino. Con modales refinados, una voz sugerente, inteligencia, astucia y ambición, logró que su hermano quedara desplazado en la toma de decisiones, aunque los mismos habían recibido las mismas oportunidades.

Quizás lo más destacado de su historia personal, fue su relación con el gran Julio César, algo que trajo consigo el odio del pueblo romano, argumentando que César no podía gobernar correctamente bajo su influencia.

Te interesa: María Pita: la heroína de La Coruña.