China construye la primera ciudad bosque del mundo

La 'Ciudad del Bosque' que se construiría en Liuzhou, al sur de China

La contaminación en el mundo está llegando a límites insospechados hasta hace unos años. Los índices de dióxido de carbono se han disparado en las últimas décadas, especialmente en países en plena ebullición industrial como China, considerado en la actualidad el más contaminante del mundo. Tanto es así que en el país asiático se vienen tomando medidas un tanto peculiares, pero con las que prevén paliar los efectos de la contaminación.

La primera ciudad bosque del mundo

Una de estas medidas es la construcción de la primera ciudad bosque del mundo (Forest City). Diseñada por el arquitecto italiano Stefano Boeri, contará con más de un millón de plantas de más de 100 especies distintas y 40.000 árboles. Una vegetación con la que se estima no solo producir 900 toneladas de oxígeno al año, sino también absorber casi 10.000 toneladas de dióxido de carbono y 57 toneladas de contaminantes.

La ciudad sostenible estara cubierta por 40,000 arboles y casi un millon de plantas de 100 especies diferentes
La ciudad sostenible estará cubierta por 40,000 árboles y casi un millón de plantas de 100 especies diferentes.

Una ciudad de 30.000 habitantes

La primera ciudad bosque del mundo estará situada a las afueras de la ciudad de Liuzhou, en la provincia de Guangxi y a más de 2.000 kilómetros al sur de Pekín. Los primeros cálculos apuntan a que en ella podrán vivir unas 30.000 personas y dispondrá de zonas comerciales, oficinas, áreas residenciales, espacios recreativos, un hospital y dos escuelas. Además, estará totalmente cableada y estará conectada a Liuzhou por una línea de ferrocarril rápido y carreteras por la que circularán coches eléctricos.

Todos estos edificios estarán, por tanto, completamente cubiertos por plantas y árboles y dispondrán de paneles solares en los techos para recolectar energía renovable. La ciudad cubrirá una superficie de 175 hectáreas a lo largo del río Liujiang.

Funcionará con fuentes de energía renovable

No obstante, su principal cometido será el de tratar de frenar la contaminación del país. La enorme vegetación de esta ciudad logrará entre otras cosas reducir la temperatura promedio del aire local, mejorar su calidad, crear barreras acústicas naturales e invitar a muchos animales a vivir creando así hábitats para diferentes especies. Una ciudad que, por cierto, funcionará con fuentes de energía renovable, como la solar o la geotérmica, y no con combustibles fósiles.

Imagen de Stefano Boeri Architetti
Imagen de Stefano Boeri Architetti

Los trabajos de construcción ya se iniciaron durante el primer trimestre de este 2018 y todo apunta a que la ciudad pueda estar lista para el 2020. Un proyecto que puede convertirse en una más que interesante experiencia piloto. En caso de éxito, qué duda cabe que sería el ejemplo perfecto para el diseño de nuevas ciudades verdes en otras partes del mundo.

No en vano, la contaminación es ya un problema de extrema gravedad en China. Cada año se calcula que mueren en este país más de un millón y medio de personas a causa de la mala calidad del aire. Y es que estamos hablando de un lugar que es el responsable del 30% de las emisiones totales de CO2 a la atmósfera. La ciudad bosque pretende, por tanto, ser un pequeño oasis desde el que combatir esta situación que cada vez preocupa más a todo el mundo.

Te interesa: Abu Dhabi: La capital más lujosa del Oriente Medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.