/¿Qué es una novación hipotecaria y cuándo conviene hacerla?
Que es una novacion hipotecaria

¿Qué es una novación hipotecaria y cuándo conviene hacerla?

Una novación hipotecaria consiste en modificar algún aspecto del préstamo hipotecario después de haberlo firmado. Esto es bastante común y hay una serie de situaciones en las que, de hecho, es conveniente hacerla. Cuando se firma una hipoteca se hace con miras a largo plazo, pero siempre adaptándola a las circunstancias personales y económicas de los solicitantes en ese mismo momento.

Por eso, hay que tener en cuenta que dichas circunstancias pueden variar -y mucho- a lo largo de la vida de la hipoteca. Es entonces cuando surge la necesidad de hacer cambios en dicho préstamo hipotecario. Estos cambios pueden ser relativos al plazo de la hipoteca, al importe, a los titulares o incluso al tipo de referencia. Es lo que se entiende como novación hipotecaria, y ésta es la que permite hacer estas modificaciones una vez ya ha sido aprobada. ¿En qué situaciones es conveniente hacer una novación hipotecaria?

Una novación hipotecaria es conveniente hacerla en alguna de las siguientes situaciones:

Cambio del tipo de interés de la hipoteca

La duración media de la hipoteca suele superar los 20 años, lo cual provoca que la evolución de los tipos de interés varíe mucho durante este periodo. Esto puede hacer que resulte interesante renegociar las condiciones de la hipoteca con el banco, momento en el cual se llevaría a cabo una novación hipotecaria. Por ejemplo, al firmar una hipoteca ha podido hacerse con un interés fijo, y en estos momentos te interese más una de tipo variable.

Novacion de Hipoteca
Imagen de Pixabay.

Modificar el plazo de devolución

También se recomienda hacer una novación hipotecaria cuando se necesite ampliar el plazo de devolución del préstamo con el fin de que las cuotas mensuales sean más reducidas. El importe a devolver al final será el mismo, pero con la ampliación del plazo de amortización las cuotas serán más bajas, algo óptimo cuando las circunstancias económicas son menos favorables.

Cambio de los titulares de la hipoteca por divorcio

Son muchas las ocasiones en las que se produce un divorcio en el que la pareja compartía tanto vivienda como hipoteca. Es entonces cuando se necesita solicitar una novación hipotecaria para que el préstamo quede a nombre de aquel cónyuge que se quede con la propiedad de la vivienda.

Si no se hace la novación, el cónyuge que se dispone a ceder la vivienda dejará de ser titular de la casa pero seguirá siendo titular de la hipoteca. Esto le podría suponer un problema si la otra parte dejara en algún momento de pagar la hipoteca.

Novacion hipotecaria
Imagen de Pixabay.

Ampliar el importe de la hipoteca

Otra situación en la que es conveniente realizar una novación hipotecaria es si, por ejemplo, se pretende modificar el importe pendiente de la hipoteca para ampliar el capital. Esto es interesante si, por ejemplo, se quiere hacer una reforma en la vivienda y se necesita más dinero.

Eso sí, se debe tener en cuenta que el banco no está obligado a realizar la novación hipotecaria cuando se quieren cambiar las condiciones de la hipoteca. Y en este caso más concreto, el banco sólo aceptará la modificación del capital si se está al corriente de pago y si no se sobrepasa el límite del 35% de los ingresos destinados a la hipoteca.

Te interesa: Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan.