Baterías para moto: los puntos esenciales para una buena compra

Baterías para moto

La batería es el corazón de una moto, ya que le permite encender y utilizar todas sus funciones eléctricas, que en el caso de las motos eléctricas, son suficientes como para que la batería sea indispensable. Tener una batería en buen estado es importante, y reemplazarla por una de calidad cuando haya llegado el momento, también lo es.

Cuando ha llegado el momento de comprar una bateria para moto se deben revisar comparativas, análisis de diferentes marcas y hasta las recomendaciones del fabricante o de la tienda donde se vaya a adquirir para tomar una decisión correcta.

Sin embargo, a nivel general, todas las baterías actuales están estandarizadas en tamaño, diseño y amperaje, y variarán considerablemente entre las que utilizan las motos de baja cilindrada, como las scooters, y las que utilizan las motos de alta cilindrada, para las que deberás escoger baterías más grandes y pesadas, pero también más capaces. Partiendo de esa base general, en el momento de escoger baterías, se debe considerar la elección de acuerdo a los tipos existentes: plomo ácido, baterías de gel y de litio.

Mantenimiento

Las baterías más conocidas son las de plomo ácido, también denominadas “convencionales”, por el tiempo que se llevan utilizando en las motos y en los coches.

Son las más baratas de entre todas las que encontrarás en el mercado, pero deben ser mantenidas con una frecuencia media, cada 6 meses cuando usas la moto con bastante intensidad. En su interior hay plomo ácido -de ahí su nombre-, que se va gastando conforme la utilizas para encender la moto. Este plomo ácido se rellena en talleres autorizados, y estará lista para seguir funcionando, aunque cada vez lo hará con menor capacidad.

Las baterías de gel, que también utilizan plomo ácido pero no lo almacenan en forma líquida, suelen diferenciarse de las anteriores por no requerir ningún tipo de mantenimiento y tener una durabilidad mayor. Su precio, sin embargo, es superior al de las baterías convencionales, aunque puede compensar.

Finalmente están las baterías de litio o de fosfatos, más modernas, más pesadas, pero que no tienes que tocar absolutamente nada para que funcionen correctamente. Al igual que las de gel, no requieren de mantenimiento, aunque se diferencian en precio y ciclos de carga, como verás a continuación.

Durabilidad

La durabilidad de las baterías se mide en ciclos de carga, cuantos más ciclos de carga, menos necesidad de mantenimiento, pero también, menor necesidad de reemplazo.

Las baterías de plomo ácido o convencionales tienen ciclos de recarga de hasta 500 en los modelos de mayor calidad y de las mejores marcas. Dicho de otro modo, su rendimiento óptimo está entre 1 año, o 1 año y medio, tras lo cual es conveniente plantearse el reemplazo de la misma.

Caso diferente para las baterías de gel, que suelen duplicar los ciclos de carga llegando hasta 1.000 en las mejores marcas y modelos, y hasta 1.500 cuando se trata de baterías para motos de baja cilindrada, lo que da muestras de un rendimiento óptimo hasta por 3 años.

Finalmente, la nueva generación de baterías para motos, conformadas por las que utilizan litio, hierro, fosfato, entre otros elementos, destacan por tener una durabilidad de entre 2.000 y 3.000 ciclos de carga, compensando cualquier inversión con una durabilidad que será incluso igual al tiempo que podrías utilizar una moto antes de reemplazarla o venderla en un mercado de segunda mano.

Precios

Al momento de comprar una batería de moto indudablemente hay que pensar en los precios. No suelen ser los productos más baratos que una moto necesite, aunque sí se trata de uno de los más importantes para su funcionamiento, por lo que tendrás que adquirirla de forma obligatoria.

En términos de precios, las más baratas serán las de plomo ácido, sin tener en cuenta los mantenimientos y la durabilidad que puedan tener. Sin embargo, en la mayoría de los casos compensará la inversión en baterías de gel, por un precio que no incrementará gran cosa con respecto a las convencionales, pero sin necesidad de mantenimiento y con una durabilidad que se duplicará. No obstante, si quieres la mejor batería para tu moto, deberás apostar por las de litio o de fosfatos.

Aunque más costosas, llegando a duplicar el coste de una batería de gel, por lo que durarán prácticamente un lustro sin que tengas que hacer ningún tipo de mantenimiento, de manera que su coste se amortizará rápidamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.