/El Día Internacional de la Mujer con mayor división en España
Dia Internacional de la Mujer 2019

El Día Internacional de la Mujer con mayor división en España

El Día Internacional de la Mujer comenzó el viernes en todo el mundo y la gente celebra el día de una manera única. En las primeras horas del viernes para marcar el inicio del Día Internacional de la Mujer, cientos de mujeres manifestantes que se reunieron en Madrid con caceroladas.

Las mujeres, algunas con ropa y bolsas púrpuras, y con pancartas que decían “Hermana te creo”, se reunieron a medianoche en la Plaza de la Puerta del Sol, en el corazón de la capital, en una de las primeras protestas en Europa para conmemorar el día y la convocatoria para una mayor igualdad de género. El morado ha sido en los últimos años un color distintivo de los manifestantes de los derechos de las mujeres.

Las activistas mundiales están mostrando eventos para conmemorar el Día de la Mujer el viernes con el eslogan “un mundo equilibrado es un mundo mejor”, pero en España el debate sobre la igualdad de género está sembrando divisiones que parecen más profundas que nunca.

El gobierno socialista de Pedro Sánchez quiere que se refuerce la ley, mientras que las opiniones de la oposición del Partido Popular (PP) están divididas. Los socialistas han hecho de la lucha por la igualdad de género una prioridad máxima en su campaña. Días después de convocar elecciones, el Gobierno adoptó medidas para promover la igualdad de género, incluido el aumento del permiso por paternidad.

La posición del PP es menos clara, Pablo Casado, dijo que el partido no participaría en las protestas del Día de la Mujer porque considera que los partidos de la extrema izquierda están tratando de usarlos para agitar la confrontación entre los sexos. “No quiero un país que se oponga a mi hija con mi hijo”, dijo Casado a los partidarios el jueves.

En nuestro país se han convocado diferentes manifestaciones articuladas por La Comisión Feminista 8 de Marzo integrada por organizaciones del movimiento feminista de todo el país con un manifiesto donde exponen “denuncias y exigencias”, bajo el lema “nosotras juntas”.

Manifiesto completo de la Comisión Feminista 8 de Marzo

El 8 de marzo de 2018 millones de mujeres en todo el mundo protagonizamos una huelga feminista. En Madrid paramos en todos los lugares, en todas las ciudades, barrios y pueblos, ocupamos las calles para hacer visibles nuestros trabajos, nuestras demandas y nuestros cuerpos. Y demostramos que si paramos nosotras, se para el mundo, que impulsamos y desarrollamos propuestas e ideas para pensar en otras vidas y otro mundo, que somos miles, millones, las mujeres dispuestas a conseguirlo, y vamos a por todas.

Dijimos que nadie podría mirar a otro lado frente a nuestras propuestas y nuestra centralidad en el mundo y lo conseguimos. Con la fuerza colectiva hemos ido abriendo espacios y consiguiendo algunos cambios, pero no todos ni para todas. Nuestras vidas siguen marcadas por las desigualdades, por las violencias machistas, por la precariedad, por procesos de exclusión derivados de nuestros empleos, la expulsión de nuestras viviendas, el racismo, por la no corresponsabilidad ni de los hombres ni del Estado en los trabajos de cuidados. Por eso este año volvemos a la carga, y convocamos también una huelga feminista de 24 horas, sabiendo que esto ni empieza ni acaba el 8 de marzo. Como en años anteriores es un proceso que ha empezado mucho antes, hemos estado construyendo propuestas, tejiendo redes, poniendo en marcha procesos de contagio hasta llegar a esta huelga y movilización en la que visibilizamos nuestras denuncias y exigencias.

Sabemos que las posibilidades para participar en la huelga son distintas para cada una de nosotras, pues estamos atravesadas por desigualdades y precariedades que nos sitúan en lugares muy diversos frente al trabajo asalariado, los cuidados, el consumo, el ejercicio de nuestros derechos, la participación ciudadana según nuestra procedencia, la clase, la “raza”, la situación migratoria, la edad, la orientación sexual, la identidad de género y las distintas habilidades.

Por eso la huelga feminista es una propuesta abierta en la que todas podemos encontrar una forma de participar. Formamos parte de las luchas contra las violencias machistas, por el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, por la justicia social, el trabajo digno, la vivienda, la salud, la educación, la soberanía alimentaria y la laicidad.

Formamos parte de las luchas que protagonizan mujeres que defienden sus tierras y los recursos de sus pueblos, incluso arriesgando su vida, amenazadas por el extractivismo, las empresas transnacionales, y los tratados de libre comercio; contra las viejas y nuevas formas de explotación.

Porque somos antirracistas estamos contra la ley de extranjería y los muros que se levantan en nuestro país; porque somos antimilitaristas estamos contra las guerras, que son una de las causas que obligan a las mujeres a migrar; contra los Estados autoritarios y represores que imponen leyes mordaza y criminalizan la protesta y la resistencia feminista. Este año nos unimos al grito global lanzado por las mujeres en Brasil, en EEUU, en Italia, en India y en otras partes del mundo frente a las reacciones patriarcales por el avance de las mujeres en el logro de nuestros derechos, y frente a una derecha y extrema derecha que nos ha situado a mujeres y migrantes como objetivo prioritario de su ofensiva ultraliberal, racista y patriarcal.