Los criterios ESG y su importancia

ESG

En los últimos años, cada vez más empresas se están enfrentando a tres siglas que están cambiando por completo su forma de operar: ESG. Tres letras que componen una serie de criterios que determinan no solo cómo debe ser la actividad dentro de un negocio, sino también cómo este se relaciona con otros del mismo o diferente sector, con los consumidores y con el planeta.

Puede sonar extraño, aunque la aplicación de estos criterios ESG se ha vuelto vital para todas las compañías. ¿Por qué? Vamos a verlo a continuación, abordando qué son, como también por qué son tan relevantes como para cambiar por completo el comportamiento y filosofía en las empresas de cualquier tamaño.

Pero, ¿qué es exactamente ESG y por qué importa tanto?

ESG es un término compuesto por las siglas Environmental Social Governance. Cada término corresponde al efecto o impacto de las empresas en el medio ambiente, en su entorno social y en la propia compañía, respectivamente. Es un término cada vez más integrado en las organizaciones de todo el mundo y al que, de hecho, cada vez miran más con lupa los inversores. Es más, es algo que se alinea por completo con lo que se conocen como inversiones socialmente responsables.

Estas responden a una filosofía en la que los criterios de buen gobierno, sociales y ambientalesjuegan un papel clave. Son lo que determina gran parte del estudio y el análisis a la hora de escoger valores dentro de una cartera de inversión. Debido a esto, son cada vez más los inversores que se preocupan por los criterios ESG y su cumplimiento en las empresas.

Ahí es donde entra en juego su relevancia. Cumplir con estos criterios no solo es positivo para una compañía, ya que puede atraer a más inversores y, por tanto, conseguir inyecciones de capital esenciales para poder tener un mejor crecimiento y ampliarse a más horizontes. También es importante porque implica tener en cuenta al planeta en el que estamos, a las personas que nos rodean y a las que forman parte del negocio en sí. Si estos tres elementos no engranan bien, el resultado es una filosofía de empresa tan nociva como poco productiva.

La sostenibilidad es una asignatura obligatoria para todo negocio, como también lo es la construcción de un buen ambiente laboral y el aporte de un servicio o producto de valor a la sociedad. Si se cumplen los criterios ESG, se aprueban estas asignaturas. Es así de sencillo. Y esto, a su vez, hace que más inversores volcados con seguir una buena ética y la máxima responsabilidad decidan invertir en el negocio. Tanto es así que, a día de hoy, estos criterios son una especie de indicadores de calidad para cualquier empresa. Si se cumplen al máximo, la empresa garantiza la máxima calidad.

Cumplimiento de reglamentos, gestión de la calidad, consumo eficiente, uso de renovables, labores sociales… Todo esto es lo que conforma a los criterios ESG y lo que ayuda no solo a transformar a los grandes, pequeños y medianos negocios, sino al mundo entero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.