5 consejos para iniciarse en el running

Salir a correr

La popularidad del running ha crecido mucho entre la población española. A día de hoy es muy común ver cómo la gente dedica unos minutos al día a correr y sale a la calle a hacer un poco de ejercicio, algo que viene muy bien en un contexto en el que la gran mayoría de los trabajos del momento son de oficina y obligan a los trabajadores a pasar demasiadas horas frente a la pantalla de un ordenador, sentados, en posturas inadecuadas. Así que el running es una magnífica manera de mantenerse activo y de hacer funcionar al cuerpo.

Consejos útiles para salir a correr

Estirar es tan importante como correr

Correr es un ejercicio físico que va más allá del propio tiempo de carrera. Al correr sometemos nuestro cuerpo y nuestra musculatura a un desgaste y a una exigencia que puede pasarnos factura, sobre todo si estamos empezando y si aún no nos hemos habituado al ejercicio. Aunque parezca una práctica deportiva sencilla, si no se realiza con cabeza, puede desembocar en lesiones musculares y/o articulares. Por eso mismo es muy importante que antes de comenzar la carrera dediquemos el tiempo necesario a calentar la musculatura, para que no se resienta a la hora de ponerse en marcha. Del mismo modo, cuando acabemos, es fundamental que volvamos a estirar para facilitar la recuperación muscular y minimizar la fatiga.

Correr con conocimiento

Debemos saber en cada momento cuál es nuestro nivel y correr en consecuencia. No podemos dejarnos llevar por el ímpetu. Tenemos que ser realistas. Si acabamos de empezar, deberemos mantener un ritmo bajo que podamos seguir y debemos evitar largas sesiones de carrera. Empezaremos poco a poco e iremos incrementando el nivel a medida que vayamos mejorando y tomándole pulso a la carrera. Si nos machacamos por encima de nuestras posibilidades, aparecerán unas grandes agujetas y es muy posible que, también, alguna que otra lesión.

Iniciarse en el running

Cuidar los pies

Los pies son el principal apoyo de la carrera. Su cuidado es, por tanto, primordial. Es por eso que es una gran idea invertir en unas buenas zapatillas. Lo ideal es hacer un estudio de la pisada con el que podremos saber si somos pronadores o supinadores y cuál es el tipo de zapatilla que más nos conviene. El precio no debería ser un impedimento, puesto que es prácticamente el único gasto que supone el running y, si somos constantes, lo amortizaremos rápidamente.

También es aconsejable invertir en ropa deportiva que hará la carrera mucho más cómoda y agradable. Hay un gran número de tiendas deportivas, como Runnek, que disponen de todo el material que necesitemos para nuestras sesiones de running.

El descanso es fundamental

El cuerpo, para poder rendir, necesita descansar lo suficiente. Para tener un buen rendimiento debemos seguir un plan de entrenamiento que nos marque los días de descanso. También será preciso dormir un mínimo de 7 horas al día para darle la opción al cuerpo de recuperarse de los esfuerzos.

El agua, un gran aliado

Beber agua y mantener el cuerpo hidratado es básico para tener un buen rendimiento. Necesitamos agua para funcionar de la manera adecuada. Una buena hidratación facilita el funcionamiento muscular y evita la aparición de calambres y de lesiones musculares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.