/¿Cómo tratar los síntomas de resfriados con homeopatía?
Tratar los síntomas de resfriados con homeopatía

¿Cómo tratar los síntomas de resfriados con homeopatía?

Los cambios de tiempo o las bajas defensas, muy comunes en primavera, provocan una mayor incidencia del resfriado común, que consiste en una infección viral de nuestras vía respiratorias, generalmente inofensiva, pero cuyos síntomas son molestos y podemos prevenir de distintas formas.

Es bien sabido que tenemos la opción de tratarlos con tradicionales medicamentos de venta en farmacias como son el paracetamol y el ibuprofeno, pero existe otra vía más natural y con menos efectos secundarios que es a través de la homeopatia, un tratamiento natural cuyo principio es que una sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas. Podemos encontrar también en las farmacias medicamentos homeopáticos para tratar los síntomas del resfriado común y probar un tratamiento menos agresivo y con menos efectos secundarios.

Los medicamentos homeopáticos más empleados en resfriado común

La homeopatia, con más de dos siglos de evidencia científica, permite a los profesionales sanitarios obtener mejores resultados para los pacientes, ya que pueden recuperar su salud de forma más rápida, global y con menores reacciones adversas. Además, estos medicamentos no tienen interacciones con otros, por lo que pueden prescribirse a embarazadas, niños y pacientes polimedicados.

Los medicamentos homeopáticos más empleados en resfriado común

Del resfriado común se derivan unos molestos síntomas como son la fiebre con temperatura a partir de 37.7 grados y escalofríos, dolores musculares o de cabeza, tos, dolor de garganta y síntomas nasales como congestión, rinorrea o mucosidad. Según el resfriado que tengamos, podemos padecer todos estos síntomas o solo algunos de ellos. En esta línea, otra característica diferencial de la homeopatía es la personalización de los tratamientos.

La forma de responder ante un resfriado varía según la persona, por lo que no se debe tratar por igual a todos los pacientes. Así, Sabadilla, Nux vomica, Euphrasia o Allium cepa son algunos de los fármacos homeopáticos que el médico nos puede recetar para los síntomas más frecuentes del resfriado y será él quien decida, en función de nuestras particularidades, si será necesario solo uno o combinar varios y durante cuánto tiempo hemos de seguir el tratamiento.

Pero, si en el resfriado común padecemos síntomas más específicos, nuestro profesional sanitario optará por otros compuestos que pueden ser complementarios. Así, por ejemplo, si nuestro catarro cursa con mucosidad espesa pueden indicarnos la toma de Kalium iodatum. Si por el contrario, presentamos rinorrea irritante y estornudos, es probable que nos prescriban Allium cepa y, si por ejemplo, nuestro resfriado está acompañado de una otitis nos mandarán otros medicamentos como Capsicum, Hepar sulfur o Arsenicum album, entre otros.

Lo bueno de la homeopatía es que se basa al cien por cien en la medicina personalizada, por lo que el profesional sanitario encargado de nuestra salud analizará nuestro caso y las causas posible y nos recetará los medicamentos homeopáticos necesarios. Como se ha comentado, en muchas ocasiones, los resfriados comunes surgen por una bajas defensas. También existen medicamentos homeopáticos que nos ayudan a prevenir los resfriados comunes porque estimulan las defensas contra los cambios de temperatura o ante situaciones de mucho estrés. Algunos de ellos son Influenzinum, Echinacea u Oscillococcinum. Con ellos podemos lograr una acción preventiva frente a bajas defensas y resfriados.

Otras 5 ventajas de los medicamentos homeopáticos

Hemos hablado de la escasez de efectos adversos en homeopatía, así como de la posibilidad de administración en todo tipo de pacientes como embarazadas, niños y polimedicados. Otra ventaja es la gran personalización del tratamiento que permiten, así como su acción preventiva, pero existen más ventajas de estos medicamentos, tanto en el tratamiento de los síntomas del resfriado común como en el abordaje de otras patologías:

1.- Adaptación. Funcionan poniendo en marcha reacciones de adaptación en el organismo. De esta forma le ayudan a regularse y repararse.

2.- Cuerpo y mente. Otra diferencia de los medicamentos homeopáticos es que no solo tienen en cuenta los síntomas físicos de los pacientes, sino también sus sensaciones subjetivas particulares, su estado anímico y sus circunstancias vitales.

3.- Tratamiento global. La homeopatía ofrece un tratamiento que es integral u holístico, ya que encaja con la totalidad de los problemas y características del paciente.

4.- Uso prolongado. Estos medicamentos permiten un uso prolongado para el paciente por su seguridad y por la ausencia de efectos secundarios.

5.- Vida normal. Además, son fármacos que no afectan a la somnolencia como otros medicamentos bien conocidos como los antialérgicos y tampoco a la coordinación, por lo que nos permiten seguir con nuestra vida normal.

Evitar efectos secundarios como molestias estomacales, cansancio, nauseas, sequedad bucal o sedación es posible si elegimos tratar nuestro resfriado común, que es una infección generalmente poco grave, con medicamentos homeopáticos. Apostar por nuestra salud no es solo tratarnos, sino también optar por aquellos medicamentos que nos sirven para prevenir otras enfermedades y que son sanos con nuestro organismo. Con la homeopatía podemos lograr un tratamiento más sano y natural que nuestro médico personalizará.