Cómo hacer que tu hogar sea más único

Dormitorio

Nunca encontraremos dos hogares exactamente iguales, menos cuando algunos demuestran un sello marcadamente personal en el decorado de sus interiores. Hay mil formas de conseguir que nuestro hogar se transforme en su mejor versión, como por ejemplo, renovando la estética de todos sus espacios. De todos ellos el más personal e íntimo, indudablemente, es el dormitorio, nuestro lugar del dulce descanso y de las recargas energéticas.

Por lo tanto, si deseamos verdaderamente que nuestro hogar cobre una imagen más única frente a nuestros ojos, tenemos que comenzar redecorando el dormitorio. Los demás espacios de la casa suelen ser accesibles al resto de los miembros de la familia y a la curiosidad de las visitas; pero los dormitorios son anexos apartes, privados y personales.

Si ya has hecho de tu sala de estar o de la cocina unas obras de arte, no podrás olvidarte de tu dormitorio. De hecho, ordenarlo y mantenerlo impecable es uno de los rituales diarios que debemos cumplir para establecer un equilibrio en nuestras mentes. Así que montando cuadros para dormitorio de aquí es uno de los primeros pasos para dar inicio a este proceso.

Cuadros de dormitorio para mayor confort

El dormitorio tiene que ser un oasis de sueños en medio de las asperezas. Colgando un cuadro o un fotomural apropiado conseguiremos darle una imagen más acogedora, que nos haga sentir más cómodos y dispuestos a descansar. La pared contra la cama es el sitio perfecto para ello, pues normalmente está desnuda y representa un enorme vacío que podemos aprovechar para la decoración. De esta manera, ajustamos el cuadro conforme a las dimensiones de esta pared.

Las opciones son casi infinitas, sin embargo los cuadros de dormitorio deben consistir de obras no tan deslumbrantes o visualmente arrolladoras; para eso tenemos la sala de estar. Puedes probar con lienzos floreales, retratos románticos o eróticos, pueblos, motivos espirituales, árboles, bosques, playas, pinturas rupestres, ciudades a la luz de la Luna, cascadas solares, montañas o diseños glamurosos en los que predomina el brillo perlado.

Asimismo, puedes implementar distintos estilos, como el marinero o el provenzal, para que tu dormitorio luzca todavía más único. Esto ejercerá un impacto positivo en tu vida, que se traducirá en un sueño más reparador y en un sentimiento de agradecimiento. Tu hogar es único porque posee un dormitorio inigualable en el mundo: aquel en el que estás en pleno confort.

Colores que inviten a la relajación

Los estilos mencionados arriba hacen gala de colores suaves, neutros o pasteles. Si sientes que el color lastima tus ojos o excitan tu imaginación, entonces no es el apropiado para que pinten las paredes de tu dormitorio. De igual modo, los cuadros de dormitorio deben ser aquellos donde pasees la vista para intentar aliviar las cargas de un día pesado.

Elementos ornamentales suaves y delicados

Por último, y no menos importante, la decoración y el color podrán ser excelentes, pero es necesario combinarlos con muebles o accesorios que resulten cómodos y suaves; tales como una alfombra tersa bajo los pies descalzos, o sendas almohadas mullidas para reposar nuestras cabezas y dormir para el día de mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.